domingo, 29 de noviembre de 2015

Soy mi cerebro. Capítulo I.

El título de este artículo no es peyorativo, no me considero una persona más inteligente que el resto de los mortales. Con este título me estoy refiriendo a que la vida de cualquier ser humano en su conjunto está regida por su cerebro: si estamos tristes o alegres, si nos duele la espalda o alguna articulación, si estamos sanos o enfermos,… todo ello es gobernado por nuestro cerebro. Así que puedo afirmar que soy mi cerebro, que es distinto a que tengo un cerebro.

Nuestro sistema nervioso está formado por el cerebro, la médula espinal y por todas las terminaciones nerviosas que recorren hasta el último rincón del ser humano. El cerebro es el gran rector del sistema nerviosos central. A él llegan las informaciones de cómo se encuentran todas las estructuras que conforman nuestra anatomía. Una vez procesada esta información decide qué debe hacer con cada situación que se le plantea.

Si nos fijamos en el sistema musculoesquelético, cada fibra muscular de nuestro cuerpo posee una neurona especializada que se ocupa de la tarea de contraer o mantener en reposo esta fibra muscular. Así pues no es de extrañar que una situación que provoque un estrés prolongado de cualquier tipo (emocional, físico, laboral,…) tenga una repercusión negativa en un músculo o en varios.

No hay comentarios: