sábado, 28 de febrero de 2015

El dolor en las vértebras dorsales y su repercusión en la salud

La dorsal 1 (la vértebra que está a continuación de las cervicales) se relaciona con los antebrazos, manos, muñecas, dedos pulgar, índice y corazón. Una disfunción en esta vértebra provocará dolores, entumecimiento y hormigueo en estas zonas.

La dorsal 2 se relaciona con el corazón y está directamente relacionada con las disfunciones cardiacas.

La dorsal 3 gobierna los pulmones y su disfunción se relaciona con las afecciones pulmonares.

La dorsal 4 está unida a la vesícula biliar, su disfunción afectará a este órgano así como a problemas de ánimo.

La dorsal 5 gobierna el hígado, su alteración provocará problemas hepáticos.

La dorsal 6 se relaciona con el sistema digestivo, su alteración provocará problemas digestivos.

La dorsal 7 gobierna el bazo y el páncreas, una alteración en esta vertebra provocará diabetes.

La dorsal 8 gobierna el diafragma. Su disfunción provoca dolores en el plexo solar y dificultad para respirar.

La dorsal 9 está relacionada con las glándulas suprarrenales, su disfunción provocará reacciones agresivas desproporcionadas y alergia.

Las dorsales 10 y 11 gobiernan los riñones, una disfunción de estas vértebras provocará mala eliminación de la orina, intoxicación en el organismo y agotamiento físico. La dorsal 12 se relaciona con el sistema linfático y el intestino grueso, su disfunción repercutirá en una mala asimilación de los alimentos, retención de líquidos y dolor en las articulaciones