domingo, 16 de marzo de 2014

Entendiendo el organismo como algo completo. Capítulo II.

Cada enfermedad, molestia o dolor es un mensaje no verbal del plano orgánico y energético al consciente: “Préstate atención, sé consciente de lo que te estás haciendo a ti mismo”.

Por norma general, después de soportar un estrés prolongado o una lesión repetitiva, tiene lugar una enfermedad o una lesión más o menos grave dependiendo de muchos factores (edad, situación familiar, economía…).

Si tratamos solo el área más dolorosa o inflamada, dejamos de dirigirnos a la constelación total del tejido dañado haciéndolo más proclive al daño o la enfermedad. Para que tenga lugar una sanación más profunda, los terapeutas debemos fijarnos en toda la información que presenta el cuerpo y enseñar al paciente a hacer lo mismo.

Otra forma habitual de abordar la lesión o la enfermedad es preguntarse ¿esto es físico o psicológico? Esto tampoco sirve de mucho, más bien es un deseo de obtener una respuesta sencilla a los problemas que nos perturban.
Cap. I          Cap. III

No hay comentarios: