domingo, 9 de marzo de 2014

El dolor de espalda y los puntos gatillo. El estrés. Capítulo VII.

Cuando existe estrés físico, ambiental o psicológico, como el que experimentamos en la vida diaria (falta de empleo, plazo de entrega, exámenes, problemas económicos…) se produce una respuesta en forma de un aumento de la actividad nerviosa en áreas locales, como en los puntos gatillo, que se vuelven más sensibles.

Todas las personas podemos adaptarnos a una actividad repetitiva y a una cierta dosis de estrés, como ocurre cuando nos adaptamos a cualquier actividad deportiva (ir en bici, hacer footing, ir al gimnasio…), recreativa (tocar un instrumento, arreglar el jardín…) o laboral. Pero esta capacidad está limitada por la edad, el estado nutricional, traumatismos previos y muchos otros factores.

Tras un periodo de adaptación, que puede ser de años, cuando se han superado los límites de adaptación, los tejidos se rompen. Esto se conoce como colapso o agotamiento. Como un trozo de goma elástica que ha alcanzado su límite, es posible que determinados tejidos no sean capaces de hacer frente a todas las tensiones que se les pide que soporten.
Cap. VI       Cap. VIII

No hay comentarios: