domingo, 15 de septiembre de 2013

Dolor de espalda y puntos gatillo. Dolor agudo y crónico. Capítulo III.

El punto gatillo duele al ejercer presión sobre él y a menudo da lugar a irradiación de dolor a las zonas que están a su lado. La tensión crónica puede afectar a todos los músculos esqueléticos corporales, por lo tanto cualquier músculo puede presentar puntos gatillo miofasciales.

El síndrome del dolor miofascial es una alteración que provoca dolor generalizado y lo origina y mantiene uno o más puntos gatillo. Los puntos gatillo son los generadores del dolor, pero existen otros factores responsables de la actividad de éstos. Resulta evidente que para librarse del dolor miofascial, es necesario eliminar los puntos gatillo y si es posible las causas de su existencia.

El dolor agudo suele comenzar con una respuesta física intensa que implica un aumento de la actividad del sistema nervioso simpático, cuyo grado está directamente relacionado con la cantidad de temor o ansiedad asociada al dolor. En general, el dolor agudo tiene una función protectora, evitando que ese use la zona dañada y permitiendo un periodo de descanso, sin embargo aunque tenga una función protectora, este dolor no es agradable.

El dolor crónico se define como aquel que se ha presentado durante meses. Suele diferenciarse del agudo porque es un tipo de dolor más sordo y profundo. En bastantes ocasiones el dolor crónico comienza con un episodio de dolor agudo (al levantar un peso) y cuando este desaparece entra en escena el dolor crónico.

Este dolor se puede tratar y hacer que desaparezca.
Cap. II       Cap. IV

No hay comentarios: