sábado, 24 de agosto de 2013

Los árboles, esencia terapéutica. Capítulo I.

Los árboles llevan en el planeta que habitamos varios cientos de miles años, antes de que el primer ser humano pisara la tierra. Seres vivos que en la gran mayoría de los casos, pasan inadvertidos para el común de los mortales.

Pero, ¿son simples “objetos” que sirven para hacer bonito un paisaje o jardín? ¿sirven para algo más que para proporcionarnos oxígeno (labor insustituible e importantísima para nuestra vida y salud) y madera? ¿pueden aportarnos salud física, energética y psíquica?...

La respuesta es sí y en un modo, querido lector, que no puede llegar a alcanzar tu mente. Los árboles son seres completamente vivos que interactúan directamente con el ser humano proporcionando, al que sepa verlo, una cascada de salud y vida.

martes, 20 de agosto de 2013

Terapia Oriental. El meridiano de la vejiga. Capítulo XXII.

Tanto para la medicina oriental como para la occidental, la vejiga y los riñones son órganos relacionados, y la emoción asociada a estos dos órganos es el miedo. Este órgano influye en el sistema hormonal, la glándula pituitaria, los órganos sexuales y el sistema nervioso autónomo.

La persona que tiene débil la vejiga suele tener micciones frecuentes, mal control de la vejiga y tensión nerviosa, además de mala circulación y sensación de pesadez en las piernas y espalda. Estas personas suelen ser tímidas y nerviosas. Albergan muchos temores, son sensibles y se quejan constantemente.

Un exceso de energía en la vejiga hará que la persona sufra de rigidez en el cuello, lo cual provocará migrañas. Sienten pesadez en la cabeza, micciones frecuentes y su sistema nervioso autónomo puede estar agotado. Estas personas se preocupan por detalles sin importancia. Son nerviosas e inquietas y excesivamente sensibles. Igual que aquéllas que tienen problemas en los riñones también temen un desastre inminente.
Cap. XXI           Cap. XXIII

jueves, 8 de agosto de 2013

El dolor de espalda. Capítulo II. Puntos gatillo.

Si el dolor se presenta en un lugar donde en realidad no ocurre nada “malo”, puede dar lugar a una actitud catastrofista. Por ejemplo, un dolor en la cara y en la cabeza podría ser el resultado directo de un punto gatillo en la zona del cuello. Sin embargo, debido a que el dolor se presenta en la cara, alrededor del oído o en los ojos, la persona que lo experimenta podría pensar que existen problemas graves en esas zonas.

Al comprender que en realidad el dolor se encuentra en los músculos del cuello y los hombros, la ansiedad desaparece. Después, solo hace falta desactivar los puntos gatillo y considerar lo que se puede hacer para evitar que las mismas tensiones posturales o psico-emocionales originen otros nuevos.

Pero ¿qué es un punto gatillo? Un punto gatillo miofascial es una zona hiperirritable que se encuentra generalmente en una banda tensa de músculo esquelético o en la fascia muscular.
Cap. I          Cap. III