miércoles, 26 de junio de 2013

Terapia Oriental. Capítulo XXI. El meridiano del intestino delgado.

El intestino delgado se encarga de extraer los elementos nutritivos de los alimentos y hacerlos accesibles al torrente sanguíneo. La función del intestino delgado es profunda, extrae lo que es esencial y lo pone a disposición de nuestro organismo para sustentar la vida. El intestino delgado además absorbe el hierro, que es el encargado de llevar el oxígeno a todas las células del cuerpo.

Cuando la energía del intestino delgado está agotada, la absorción de elementos nutritivos es escasa. La persona puede sufrir cierto grado de desnutrición y tiene muchas probabilidades de que sufra anemia. Su debilidad suele provocar migrañas y dolor de cabeza. La persona que sufre esta debilidad suele tener tendencia a pensar demasiado y a sufrir de ansiedad y frustración.

Cuando existe un exceso de energía en el intestino delgado, suele existir un exceso de rigidez en la zona cervical y en la parte alta del abdomen (diafragma). Estas personas suelen tener las extremidades frías, debido a la falta de irrigación sanguínea en estas zonas. Suelen tener una firme determinación, son inquietas y suelen trabajar demasiado. Les cuesta relajarse y no suelen apreciar sus propios éxitos.
Cap. XX             Cap. XXII

No hay comentarios: