jueves, 2 de mayo de 2013

Terapia oriental. Capítulo XX. El meridiano del corazón.

Los meridianos del corazón y del intestino delgado son los que están asociados con la experiencia de la alegría.
Cuando la energía del corazón es baja es causa de enfermedades cardiacas, palpitaciones, angina de pecho, cansancio mental, tensión nerviosa, estrés permanente, poco apetito, mala memoria, poca o nula voluntad y desilusión crónica.

El exceso de energía en el corazón produce una sensación de opresión en el pecho y en el corazón. La persona tiene rigidez generalizada en el cuerpo, sensibilidad en la piel, dolor de hombros y brazos y palpitaciones. Además, causa estrés, inquietud, incapacidad de relajarse y necesidad de distraerse de la molestia que sufre el corazón. La persona se cansa con facilidad, tiene poca resistencia y suele tener rigidez constante en el plexo solar.
Cap. XIX         Cap. XXI

No hay comentarios: