viernes, 29 de marzo de 2013

Terapia Craneosacral. Capítulo II. Energía de vida.

El doctor Sutherland comprendió que estaba explorando un sistema de respiración que era muy importante para la salud. Fundamentalmente, esta propiedad de expresar movimiento es lo que distingue los tejidos vivos de los muertos.

Sutherland percibió que todas las células del cuerpo necesitan expresar una respiración rítmica para tener un funcionamiento óptimo. Empezó a darse cuenta de que estos movimientos respiratorios sutiles pueden ser palpados por manos sensibles.

Reconoció que el movimiento de los huesos craneales está conectado con el de otros tejidos con los que está muy asociado. El sistema nervioso central y el fluido cerebroespinal que lo baña, tiene un movimiento rítmico, el sacro también es parte de este sistema interdependiente.

Sutherland se dio cuenta que este movimiento no estaba causado por ningún agente muscular externo. Concluyó que este movimiento está producido por la fuerza de vida inherente al propio cuerpo, que él denominó Aliento de Vida.
Cap. I         Cap. III

No hay comentarios: