sábado, 23 de febrero de 2013

Terapia oriental. Capítulo XVII. El meridiano del bazo.

El bazo limpia la sangre de células dañadas o destruidas. Interviene en la infusión de células inmunitarias en el torrente sanguíneo y es esencial para la correcta digestión porque nutre al estómago y al intestino grueso con ki o fuerza vital.

Cuando la energía del bazo es débil, las mujeres son propensas a sufrir problemas menstruales y los hombres, de impotencia. La persona sufre de mala digestión, acidez gástrica crónica y propensión a los resfriados. En el aspecto psicológico, es posible que la persona se obsesione con los detalles, tenga una actividad mental excesiva (se come el coco) y quizás sea excesivamente compasiva.

Cuando el bazo tiene un exceso de energía, el estómago tiende a estar ácido, sensible y nervioso, hay pesadez en las piernas y un ansia constante de dulces, lo que a su vez puede provocar hipoglucemia. Debido a esto, puede que sufra grandes cambios en su nivel de energía, lo que provoque también mal humor. Además la persona puede tender a tener una excesiva compasión para sí misma y para los demás.
Cap. XVI        Cap. XVIII

No hay comentarios: