miércoles, 12 de septiembre de 2012

Los medicamentos antiinflamatorios y relajantes musculares. Usos y abusos.

Hacer un buen uso de los medicamentos antiinflamatorios es importante pues potencia el resultado que esperamos de éstos. En una terapia de masaje u osteopatía, el uso de algún antiinflamatorio puede ser beneficioso pues ayudan a la normalización de la zona afectada y a que la persona experimente menos dolor.

Pero es importante no olvidarnos de una cosa: este tipo de medicamentos tratará el síntoma, no solucionará la causa. Si solemos padecer de dolor cervical, por ejemplo, por mucho ibuprofeno que tomemos no conseguiremos corregir el posible desajuste que exista en esa zona. Para corregirlo tendremos que tratarlo.

Nos podemos levantar una mañana con un fuerte dolor lumbar, pero tenemos que ir al trabajo. En ese momento sí que nos pueden ayudar los medicamentos antinflamatorios, pero serán un puente hasta que podamos tratarnos como es debido ese dolor lumbar.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Terapia Oriental. Capítulo IX. Los meridianos.

En algún momento de nuestra vida cada uno de nosotros ha experimentado un misterioso dolor en alguna parte del cuerpo para el cual no tenemos explicación. No tenemos la menor idea de cómo se originó el dolor, por qué eligió ese lugar del cuerpo ni de cómo tratarlo. Hay otros síntomas que vienen y van sin que tampoco los entendamos.

El cuerpo humano es el organismo más eficiente y maravillosos que existe en la Tierra, no hace nada sin tener una causa. Nuestro reto es comprender la causa. Una de las claves para comprender las causas son los meridianos por donde circula la energía.

Estamos sobre la Tierra y actuamos a modo de antena para las fuerzas electromagnéticas del cielo y la tierra, éstas cargan nuestros cuerpos por arriba y por abajo. Esta energía se llama ki en Japón, chi en China y prana en la India.

El ki circula por nuestro cuerpo a largo de doce rutas, denominadas meridianos y que sirven también a los acupuntores para tratar enfermedades.
Cap. VIII         Cap. X