martes, 8 de mayo de 2012

Terapia Oriental. Capítulo IV.


La diagnosis oriental considera que la salud de la mente está directamente relacionada con la psicología personal, también que cada emoción está asociada con un determinado órgano o grupo de órganos. Esta filosofía de la medicina oriental nace de la forma de pensamiento oriental, más humanista y artística, y también más intuitiva y holística.

Se trata al paciente con las energías restablecedoras que hay en el interior del enfermo. El sanador no cura al enfermo, es el enfermo el que se cura a si mismo. Se le da mucha importancia a la prevención de la enfermedad, buscando mantener y mejorar la salud. En la antigua China se le pagaba al médico para que conservara la salud del paciente. Si éste enfermaba, dejaba de pagarse al médico.

La relación entre terapeuta y paciente es afable y maternal. La diagnosis y la curación oriental es un arte. Es aprender a favorecer la calidad y arte de la vida.
Cap. III         Cap. V

No hay comentarios: