miércoles, 21 de marzo de 2012

Terapia Oriental. Capítulo III


En la terapia oriental el cuerpo humano se considera una unidad delicadamente equilibrada compuesta de partes interdependientes. La energía circula por todos los órganos y por la totalidad del organismo, un fallo en el suministro energético a ese órgano no afectara únicamente a éste sino que involucrará a todo el sistema.

Dado que mente, cuerpo y espíritu son uno, todas las características humanas sean emocionales, intelectuales o espirituales, tienen su órgano físico correspondiente. Por ejemplo todos sabemos que el cerebro es el órgano para pensar, sin embargo ningún científico ni neurocirujano ha visto jamás un pensamiento. Los pensamientos son invisibles, pero si se lesiona el cerebro, disminuye la capacidad de pensar. Lo mismo ocurre con todas las demás partes del cuerpo. Cada órgano tiene su papel en el mantenimiento del carácter de una persona.
Cap. II          Cap. IV

No hay comentarios: