sábado, 18 de febrero de 2012

Terapia Oriental. Capítulo II.


Todos los fenómenos se componen de opuestos. Donde quiera que miremos en la naturaleza veremos la interacción de los opuestos. Día y noche, frío y calor, machos y hembras en el género animal, en el humano mujer y hombre, izquierdo y derecho, húmedo y seco…

Esto también quiere decir que una persona enferma puede sanar y viceversa. Una persona sana puede enfermar dependiendo de cómo administre su cuerpo y su mente.

Cada ser humano es un todo unificado de cuerpo, mente y espíritu. No existe la separación entre estos tres dominios, el cuerpo no podría existir sin la mente y el alma. Un síntoma explica características físicas, psicológicas y espirituales.

El todo se puede ver en cada una de sus partes. En lo micro podemos ver lo macro y en lo macro podemos ver lo micro. Un ejemplo lo tenemos en los pies y en la reflexología podal, donde una parte del cuerpo (pie) refleja todo el organismo.

La energía circula por todo el cuerpo. Por canales llamados meridianos que circulan de la cabeza a los pies. También por vórtices llamados chacras.
Cap. I            Cap. III

No hay comentarios: