miércoles, 30 de noviembre de 2011

Terapia fascial. Capítulo I.

Las fascias son envolturas que recubren nuestros músculos, huesos, articulaciones y órganos. Podríamos decir que el cuerpo humano es una gran fascia que lo recubre en su totalidad. Las fascias de los músculos y articulaciones no están separadas entre sí, se interrelacionan unas con otras afectándose mutuamente. Esto es posible porque el sistema fascial mantiene conectado a todo el organismo gracias a los nervios que están en él y que mandan la información al sistema nervioso central.

Este sistema informa al cerebro de cómo se encuentra el sistema muscular y articular en cada momento, es decir qué posición tenemos en cada momento. También dan lubricación a las diferentes estructuras para poder realizar los movimientos. Así mismo nos protege como si fuera un escudo ante posibles impactos que pudiéramos recibir y frente a disminuciones de nutrientes u oxígeno (típico caso que se suele dar cuando hay una contractura muscular y los tejidos musculares se hayan demasiado comprimidos).

No hay comentarios: