jueves, 11 de agosto de 2011

Terapia Vibracional, ayuda en osteopatía y masaje. Capítulo III.

Nuestras células, tejidos y órganos están en una evolución constante, al igual que el Planeta que habitamos y el Universo entero. Se podría afirmar que esta evolución crea una vibración específica para cada cosa.

La terapia del sonido actúa conforme al fenómeno físico de la resonancia. Cada átomo de nuestro cuerpo está en constante movimiento y emite una determinada vibración. Estas vibraciones pueden estar alteradas por desequilibrios que afecten a su movimiento natural. Por medio de la voz, de instrumentos musicales o de diapasones podemos dar las frecuencias vibratorias que incidan en esas perturbaciones devolviéndoles tono biológico más saludable y facilitando el flujo energético para restablecer la salud.

La salud es el equilibrio vibracional de todo nuestro organismo en sintonía con la naturaleza. Cuando se pierde este equilibrio enfermamos.
Cap. II        Cap. IV

No hay comentarios: