lunes, 6 de junio de 2011

Dolor de espalda y emociones. Capítulo VIII.

Por lo descrito en esta serie de artículos parece que el cerebro sea nuestro enemigo, pero no lo es. Simplemente cumple una función de protección psicológica. Mientras nuestro ser consciente se centra en el dolor no permite que ningún sentimiento, ni emoción desagradable ni aterradora asome de nuestra parte inconsciente.

Nuestra psique está compuesta de varias “piezas” o entidades con voz y voto. Tema complejo, pero a la vez tremendamente interesante desde el punto de vista de una salud integral. Por un lado tenemos a la parte de la personalidad que busca el placer y es un tanto egoísta, es esa parte infantil que existe en cada uno de nosotros y que los que seáis padres no tardareis en reconocer en vuestros propios hijos y en vosotros mismos (de todas formas si no tenéis hijos, es bastante fácil reconocerla).

Por otro lado tenemos a la parte que podríamos definir como “buenista”. Aquí es donde intentamos aparentar de cara a la sociedad que nosotros sí que somos realmente buenos. Somos buenos en nuestro trabajo, somos buenos padres, somos buenos hijos, somos buenos como pareja, etc. Y luego tenemos lo que realmente pensamos que somos nosotros en realidad y generalmente, no suele ser muy bueno.
Cap. VII          Cap. IX

No hay comentarios: