domingo, 5 de diciembre de 2010

Masaje y tratamiento manual en la lumbalgia. Cuarta parte.

No debemos olvidar el tratamiento con masaje para este tipo de dolencias, pues debemos restablecer el tono muscular adecuado que debe tener tanto la zona lumbar, como el resto de la espalda y quizás también la musculatura isquiotibial y el vasto externo del cuadríceps.

Para ello también nos podemos servir del masaje con ventosas, ya descrito en anteriores artículos, que nos ayudará a activar la circulación sanguínea, sobre todo en la zona sacra y en las vértebras lumbares.

También podríamos realizar un protocolo específico de digito puntura para esta zona.
Otra técnica que suele ayudar bastante en este tipo de trastorno músculo esquelético es la aplicación de la moxibustión, técnica también descrita en artículos anteriores y que da buenos resultados sobre todo cuando hay un fuerte dolor en la zona.

1 comentario:

curso masajista dijo...

Muy interesante. Saber dar masajes puede tener sus beneficios teniendo en cuenta que la profesión de masajista es muy requerida en la actualidad.