lunes, 20 de diciembre de 2010

Cromoterapia en masaje. Segunda parte.

Max Planck (físico alemán) demostró la interacción de la luz con la materia. En el fenómeno que vamos a comentar, la luz no se comporta como una onda, sino como una partícula o corpúsculo.

Un resonador es un instrumento que cuando le recibe una oscilación electromagnética, la almacena, la auto entretiene y la emite. Todo nuestro cuerpo y su biocampo actúan como un resonador biológico. Como vimos en el artículo anterior, las células emiten minúsculas cantidades de luz a ritmos específicos y a ritmos constantes, y gracias a ello se comunican. Este efecto fotónico proviene de una emisión de luz del exterior y un campo electromagnético propio emitido por el ADN.

El ADN, las fibras de colágeno, el agua, la glucosa, la melanina, son transmisores de de señales electromagnéticas de diferentes frecuencias. Estas macromoléculas son resonadores biológicos. La luz viaja por todos estos resonadores y además por vías más sutiles.

Esto hace indudable que en cualquier terapia manual como pueda ser el masaje, la osteopatía… la introducción de la luz va incrementar los resultados positivos sobre el paciente.
1ª parte              3ª parte

No hay comentarios: