martes, 7 de diciembre de 2010

Cromoterapia en masaje. Primera parte.

Para cualquier proceso de vida que conocemos en nuestro planeta es imprescindible que exista la luz solar. La luz solar juega un papel central en todos los procesos moleculares de todos los seres vivos, porque excita las moléculas, modifica sus niveles energéticos y hace posible una gran cantidad de reacciones químicas esenciales.

La luz es una onda electromagnética compuesta por fotones. La luz que el ser humano puede ver es una minúscula fracción del espectro electromagnético. Esto nos lleva a la conclusión de que todas las relaciones humanas físicas, químicas, espirituales, son un intercambio de luz. Pero, ¿es esto demostrable? Es posible.

Fritz Albert Popp
físico alemán padre de la Fotobiología, ha dedicado toda su vida a la investigación de los biofotones, consistentes en una radiación fotónica ultra leve. Popp demostró que las células emiten luz, y que esa luz es capaz de desencadenar reacciones en cadena dentro de dicha célula. También demostró que cuando un virus entra en una célula, primero hay una exaltación de la radiación, después un periodo de silencio, otra exaltación aún más grande, y por último, una extinción progresiva de la luz, hasta que la célula muerta deja de emitirla.

No hay comentarios: