viernes, 16 de julio de 2010

Osteopatía Craneosacral. Capítulo I.

Terapia manual sutil debido a los movimientos que debe captar el terapeuta. A diferencia de la osteopatía estructural, los movimientos que aquí se realizan son mucho más suaves y rítmicos.

La osteopatía craneosacral está basada principalmente en los movimientos que realizan los huesos del cráneo y el sacro. ¿Pero los huesos del cráneo tienen movilidad? Por supuesto que la poseen. Por el cerebro y el sistema nervioso central, es decir desde el cráneo hasta el sacro, circula el líquido cefalorraquídeo encargado de nutrirlos. Este líquido está contenido en un tejido inextensible llamado duramadre. El movimiento que produce esta circulación es la respiración primaria, que no tiene nada que ver con la respiración pulmonar, ni con la circulación sanguínea.

El movimiento que realiza la circulación del líquido cefalorraquídeo varía entre los seis y los doce ciclos por minuto y como dato realmente interesante, cabe destacar que una vez fallecemos clínicamente habiendo dejado de respirar y dejando el corazón de latir, la circulación primaria continua circulando hasta aproximadamente veinte minutos después.

La respiración primaria está presente en todos los tejidos de nuestro cuerpo, por ello se puede sentir no sólo en el cráneo o en el sacro también en cualquier tejido de nuestro organismo.

No hay comentarios: