martes, 16 de febrero de 2010

Tratamiento manual en la ciática. Segunda parte.

El dolor que se puede experimentar en una ciática puede variar mucho, como veíamos en el artículo anterior. Lo más común, es que el dolor aparezca en la zona baja de la espalda y que se prolongue por el glúteo, afectando también a la parte trasera de la pierna e incluso afecte al gemelo y pueda llegar hasta los dedos de los pies.

En algunas ocasiones el dolor puede ser tan pronunciado que afecte a la movilidad de la persona, costándole gran esfuerzo caminar, permanecer sentado o realizar actividades cotidianas a las cuales no solemos darle mayor importancia, como el aseo personal o darse la vuelta en la cama.
Hay un par de casos graves que llegaron a mi consulta y que me gustaría relatar. El primero se trataba de una persona que solía realizar deporte de forma habitual. Llegó a mi consulta con un dolor agudo en el gemelo derecho, lo cual atribuí a una sobrecarga muscular. Al explorarle la zona lumbo-sacra me percaté de que había una importante rotación de las vértebras lumbares 3º, 4º y 5º y su pelvis presentaba un importante desequilibrio, lo corregí y pasé a tratar el gemelo.

En la siguiente visita, el paciente me relató que aunque había encontrado mejoría, sobre todo en su zona lumbar, el dolor del gemelo había vuelto a aparecer, aunque con menor intensidad. Esto me extrañó mucho, pues este tipo de lesiones suelen mejorar considerablemente tras el primer tratamiento. Lo volví a tratar como lo hice la anterior vez y le di cita para la semana siguiente. En esta nueva cita se volvía a repetir la historia, cosa que ya me hizo sospechar bastante de que aquello no era una simple sobrecarga muscular. En esta ocasión después de tratarlo, le mandé con cierta urgencia para que visitara un traumatólogo y le realizaran las pruebas pertinentes sobre su zona lumbar. Las pruebas revelaron que tenía una hernia discal entre la lumbar 4 y 5, y que dicha hernia pinzaba el nervio ciático causándole dolor reflejo en el gemelo.
1ª parte            3ª parte

No hay comentarios: