domingo, 7 de febrero de 2010

Tratamiento manual en la ciática. Primera parte.


El nervio ciático o isquiático es el más grande y largo del cuerpo humano. Nace en los nervios espinales de las vértebras 4º y 5º lumbar y de los nervios sacros 1º, 2º y 3º. Sale de la pelvis, atraviesa la nalga y a la altura de la rodilla se divide en dos, el nervio tibial y el nervio peroneo. Es el encargado de dar movimiento y sensibilidad a la parte trasera de la pierna, los glúteos, los gemelos y llega hasta los dedos de los pies.

Si una de las salidas se ve comprimida dará lugar a lo que comúnmente denominamos ciática. Como el nervio tiene hasta cinco salidas diferentes, el dolor y la incapacidad funcional que puede acarrear puede variar entre una persona y otra. ¿Por qué ocurre esto? Vamos a intentar aclararlo.

El nacimiento del nervio ciático se encuentra justo en el centro de gravedad del ser humano. En nuestra actividad diaria solemos hacer cosas que pueden comprometer dicho centro. Podemos tener un trabajo que nos obligue a realizar torsiones que afectaran a las vértebras lumbares. Inconscientemente podemos adoptar posturas que carguen más unas zonas musculares que otras. Podemos andar, sin darnos cuenta, sobrecargando más la zona derecha o izquierda de nuestro cuerpo. Puede haber una circunstancia estresante que repercuta directamente sobre nuestra zona lumbar, al modificar inconscientemente la postura corporal. Como vemos tenemos un abanico tremendamente amplio de posibilidades para que el nervio ciático se vea afectado y seguramente me dejaré más de un motivo para que esto ocurra.

No hay comentarios: