jueves, 14 de enero de 2010

Masaje en el dolor de cervical y la cervicalgia en Zaragoza. Segunda parte.

En el artículo anterior repasábamos las causas más comunes que provocan dolor cervical. A estos factores mencionados, tendríamos que añadir uno más: estrés. Una de las zonas musculares donde se somatiza más el estrés son los trapecios y la zona cervical.

Así que si sumamos un puesto de trabajo sedentario y lo aliñamos con unas gotas de estrés, el resultado: dolor crónico de cervicales.

Normalmente las personas nos acostumbramos a las molestias cotidianas, siempre que nos permitan realizar nuestras tareas cotidianas y la molestia no se convierta en un dolor difícil de soportar. Pero ¿no es mejor vivir sin dolor?

En el artículo anterior puntos reflejos detallaba que es lo que nos puede acarrear un funcionamiento disfuncional de una o de varias vértebras. La zona cervical no se escapa a esa disfunción. A la larga esta molestia nos puede acarrear desde dolor tensional de cabeza, pasando por problemas auditivos o de visión, entre otros.

En primer lugar deberíamos procurar que la cantidad de estrés (ya sea laboral, emocional, familiar,…) que soportamos fuera el que realmente podemos administrar. Con ello conseguiríamos dos cosas, primero seriamos más felices y segundo nuestro tono muscular sería el adecuado.

En segundo lugar, adoptar una postura corporal acorde con las actividades que estemos realizando. Esto quiere decir, por ejemplo cuando estemos desarrollando nuestra jornada laboral procuraremos siempre tener una higiene postural adecuada.
1ª parte           3ª parte

No hay comentarios: