lunes, 9 de noviembre de 2009

Tratamiento de la contractura muscular en Zaragoza (3º parte)

En el artículo anterior repasábamos, la importancia de un buen auto-conocimiento físico como primera opción de evitar las contracturas musculares. No obstante debido al puesto de trabajo que se desempeñe, a la práctica de un ejercicio físico al que no estamos acostumbrados o a una situación de estrés (que hemos pasado o estemos pasando), la contractura muscular puede aparecer.

Tiene también su importancia tener una correcta hidratación, pues no hay que olvidar que la musculatura está compuesta por un 80 % de agua, y que un músculo deshidratado aumentará su contracción y disminuirá su extensión.

La practica de ejercicio físico, siempre acorde con el estado de cada persona, siempre es positiva. En especial si hacemos especial énfasis en ejercicios de elasticidad de la musculatura y de las articulaciones.

El tratamiento a llevar acabo es campo bastante amplio. En Zaragoza, como en cualquier ciudad de España, tendremos un amplio abanico de terapias. Desde el punto de vista de la fisioterapia, donde la aplicación de ultrasonidos y de corrientes tienen un lugar privilegiado. La osteopatía, que se fija especialmente en la correcta alineación vertebral. El quiromasaje y masaje, centrada sobre todo en el trabajo muscular con maniobras de masaje. Sin olvidarnos de otras técnicas como puedan ser la acupuntura, shiatsu, cromoterapia, etc.

Cada terapeuta tiene sus propias técnicas y todas ellas tienen su valor. Bajo mi punto de vista terapéutico, creo que cuantas más disciplinas se conozcan, más herramientas tendrá el terapeuta en sus manos para poder aplicarlas en cada momento y con cada persona. En los tres artículos anteriores titulados el masaje podéis encontrar mi visión para un tratamiento de una contractura muscular.

1 comentario:

blog Federico Rodriguez dijo...

Tengo una contractura crónica, pero el dolor se va aliviando a medida que le aplico hielo, y me hago yo mismo unos masajes.