miércoles, 25 de noviembre de 2009

Masaje deportivo en Zaragoza (1ª parte)

La práctica deportiva es saludable y conveniente. Con el deporte mejoramos nuestra calidad de vida pues: incrementamos nuestro metabolismo, prevenimos enfermedades cardiovasculares, fortalecemos músculos y articulaciones, y nos ayuda a tener un aspecto más saludable. Pero la práctica deportiva no está exenta de percances.

Cuando realizamos una actividad física, nuestro organismo empieza a realizar diferentes funciones metabólicas encaminadas a que no haya un déficit de “combustible” y que nuestros músculos puedan seguir ejerciendo la actividad. En este metabolismo se crean diferentes sustancias de desecho, principalmente ácido láctico, que en personas poco entrenadas será más acusado. Unido a esto se producen (siempre dependiendo de la intensidad del deporte realizado) pequeñas micro roturas fibrilares en el interior del músculo. En una persona poco entrenada en actividad física esto producirá las famosas agujetas.

En una persona habituada al deporte, bien sea como aficionado o más profesional, la actividad deportiva que realiza tendrá algunas consecuencias a nivel músculo-esquelético. Pongamos como ejemplo la actividad física que realiza un jugador de tenis. Generalmente solemos utilizar más el brazo con el que somos más hábiles, pues bien, una persona que juegue habitualmente al tenis y que sea diestra (vale lo mismo para los zurdos), desarrollará más fuerza en el lado derecho del cuerpo, principalmente en el brazo hombro y la zona dorsal. Esta ganancia de fuerza irá acompañada de una descompensación muscular, pues un lado del cuerpo habrá desarrollado una musculatura más potente, debido a la demanda a la cual está siendo sometido. He expuesto el caso de un deporte, en que principalmente se utiliza más una mitad del cuerpo, pero ¿qué ocurre con deportes en los que se emplean las dos? Ocurrirá algo similar pero menos acusado, pues siempre tendremos una parte del cuerpo con la que nos será más fácil realizar la práctica deportiva y tendremos una tendencia natural de utilizarlo más.

1 comentario:

Carlo M. dijo...

Los masajes son lo mejor que hay en la vida.