sábado, 24 de octubre de 2009

Contractura muscular en Zaragoza (1º parte)

Quién a lo largo de su vida no ha sufrido alguna molesta contractura. Pero ¿qué son y cómo se producen?

Las contracturas se producen en los músculos de nuestro cuerpo. Resumiendo, básicamente los músculos de nuestro cuerpo están formados por fibras musculares, y éstas a su vez por fibras más pequeñas. Por ellas transitan los vasos sanguíneos que reponen el glucógeno que necesitamos para producir energía, los aminoácidos para mantener dichas estructuras musculares y el oxígeno que hace que estas funciones sean posibles. A la vez el sistema venoso se encarga de retirar las sustancias de desecho producidas. Los músculos de nuestro organismo cumplen diferentes funciones entre las que caben destacar el mantenimiento de nuestra postura corporal y el poder realizar contracciones, que es lo que posibilita que podamos andar, coger objetos o escribir este artículo, por ejemplo. Las fibras musculares tienen cierto grado de flexibilidad que podemos aumentar si lo entrenamos.

Igualmente si entrenamos su grado de contracción se harán más fuertes, como podemos ver por ejemplo en un atleta de velocidad.

La contractura se produce cuando la capacidad de volver de las fibras musculares se ve afectada por algún motivo y el músculo se contrae, pero no puede volver a su posición inicial de reposo, quedando sus fibras musculares contraídas en parte. Cuando esto se produce los vasos de la circulación sanguínea se ven afectados, pues son comprimidos por las propias fibras musculares agravando el problema. Con lo cual tendremos un déficit circulatorio en el lugar donde se haya producido esa contractura. Generalmente donde más sufrimos las contracturas es en la espalda, desde la zona lumbar hasta los hombros y la zona cervical. Al principio esa contractura es posible que no produzca dolor, pero lo más habitual es que con el paso del tiempo éste aparezca. Las contracturas producidas en la espalda, muy frecuentemente terminan por afectar a algún nervio espinal (son las ramas nerviosas que salen de las vértebras) produciendo un dolor agudo, e incluso pudiendo afectar ha alguna extremidad, por ejemplo si ésta se produce en una vértebra dorsal y el dolor irradia hacia el brazo.

Como anteriormente comentaba el lugar donde las contracturas suelen producirse más a menudo es en la espalda, lo cual no quiere decir que también se produzcan a menudo en las piernas y en los gemelos (a quién no se le ha subido un gemelo…)

No hay comentarios: