domingo, 27 de septiembre de 2009

Reiki y terapias energéticas (3º capítulo)

Segundo chacra.
Asociado con el color naranja. Swadistana (dulzura) en sánscrito. Situado en justo debajo del ombligo en la parte frontal del cuerpo y en el sacro en la posterior.

Gobierna los órganos reproductores tanto masculinos como femeninos, los riñones, el sistema circulatorio, el sacro y las vértebras lumbares y la próstata en los hombres.

Está íntimamente relacionado con nuestro goce y disfrute de la sexualidad, así como disfrutamos del bienestar físico y las ganas de cuidar de nosotros mismos. Al referirnos al cuidado de nosotros mismos, estamos hablando de una nutrición sana, una buena hidratación, óptimo descanso, así como una buena dosis diaria de diversión, goce y disfrute.

El estrés y las autoexigencias lo debilitan, de ahí que observemos alteraciones sexuales en personas sometidas a gran cantidad de estrés, con falta de descanso, etc. Una necesidad impulsiva de querer controlar todas las cosas que ocurren en nuestro entorno también lo cierra, pues representa la fluidez y el comienzo del movimiento.

Tercer chacra.
Asociado con el color amarillo. Manipura en sánscrito (Gema brillante). Se localiza en la parte frontal sobre el ombligo y en la parte posterior entre las vértebras D10 y D12.

Relacionado con la glándula endocrina páncreas, estómago, hígado, vesícula biliar e intestino delgado.

Nos aporta fuerza de voluntad, autoestima, decisión, capacidad de asumir riesgos, ganas de cuidarse, confianza en uno mismo, fuerza interior y capacidad de decisión. Para poder querer a los demás, debemos querernos y valorarnos primero a nosotros mismos.

El arquetipo negativo sería el sirviente, cuya identidad personal se haya en el exterior. Necesita servir para identificarse, buscando siempre la aprobación de los demás. Agotan su energía tratando de satisfacer a los demás y de obtener la confirmación que ellos mismos se niegan y basan su éxito en el exterior de ellos mismos.

Es la zona donde fluye hacía afuera nuestra energía emocional, nuestras relaciones interpersonales y la capacidad de establecer vínculos emocionales duraderos. Es el chacra con el percibimos las vibraciones de otras personas.

Es también el encargado de asumir riesgos en acciones que son desconocidas por nosotros, luchar contra el miedo y movernos a ciegas y confiar en nuestra intuición para llegar a buen puerto.

Un tercer chacra armónico transmite sentimientos de paz y de armonía para con uno mismo. Posees la capacidad natural de aceptar sentimientos, deseos y experiencias buenas para tu evolución.

No hay comentarios: