sábado, 4 de julio de 2009

Masaje para el embarazo

Durante el embarazo se producen una serie de cambios corporales, que pueden derivar en muchos casos en dolor de espalda. Estas molestias son ocasionadas por la distensión de la musculatura abdominal que desplaza el centro de gravedad de la futura madre y que es compensada con una extensión mayor de las vértebras lumbares.

Esto puede provocar dolor en la zona lumbar, cervical, en la caja torácica así como dolor en el nervio ciático, debido a la compresión de las vértebras lumbares.

Con el masaje para el embarazo se consigue:
Ayuda a relajarse física y emocionalmente. Contribuye a eliminar la ansiedad que en ocasiones puede acompañar al embarazo y al posparto, debido alo cambios hormonales que se producen en está época.
Contribuye a aliviar la tensión muscular de la es espalda y el cuello, disminuyendo ostensiblemente el dolor de esas zonas y del nervio ciático.
Estimula la circulación aportando más oxigeno y nutrientes a las células que beneficia tanto a la madre como al feto.
Combatimos también los estados de fatiga que suelen acompañar al embarazo.
Con el drenaje manual linfático combatiremos la acumulación de liquidos que a menudo suele acompañar al embarazo.

Contraindicaciones:No es conveniente realizarlo en el primer trimestre de gestación.
Es conveniente consultar al ginecólogo antes de realizar un masaje.
En embarazos de alto riesgo
Dejar transcurrir una hora y medía después de la comida.

No hay comentarios: