domingo, 5 de julio de 2009

Conductores profesionales

Conductores profesionales Me he dedicado al transporte por carretera durante seis años. Por eso sé perfectamente los problemas relacionados con la espalda que se derivan en esta profesión.

Primero hablaré de cómo aparece el dolor en ella. La masa muscular que rodea nuestras vértebras está excesivamente tensionada por diversas causas: debido a las condiciones laborares en las que trabajamos, a situaciones de estrés o a que simplemente tenemos ciertos defectos posturales.

Esta tensión puede desembocar en una contractura muscular que provocará dolor y si no se trata terminará pinzando algún nervio que podrá causar una incapacidad en los músculos periféricos. En ese momento iremos al médico o a urgencias, y nos recetarán unos antiinflamatorios, quizás nos inyecten algún relajante muscular, lo cual nos quitara el dolor (el síntoma) pero no la causa.

En el caso del transporte por carretera, las principales zonas de la espalda que se van a ver afligidas son la zona lumbar y la cervical:

La zona lumbar se verá irremediablemente perjudicada, pues las horas que se pasan en la misma posición son muchas y aunque las tracciones de hoy día son muy cómodas no evitan que se transmitan las vibraciones de la carretera ni los baches.

La zona cervical es una zona relativamente delicada, pues sólo cuenta con 3 vértebras que tienen que soportar el peso de la cabeza (4 ó 5 kg) durante muchas horas de conducción.

Hay que recordar también que de persistir esta tensión muscular terminará provocando una artrosis en el área afectada en el mejor de los casos o una hernia discal en el menos bueno.

La prevención de este tipo de lesiones es relativamente sencilla. Por un lado deberíamos tomar un poco de conciencia de nuestro cuerpo y dedicar 5 minutos al día a realizar unos sencillos ejercicios y por otro lado ponernos en manos de un terapeuta manual profesional periódicamente para que evite la progresión de los síntomas y el paso a males mayores.

No hay comentarios: